28 jun. 2017

Botellitas a la mar...

El mar es un azar. Qué tentación echar una botella al mar!! dijo el poeta. Internet se ha vuelto un mar. Tiré un mensaje a la nada, con la esperanza que lo encontrara la persona indicada. Tal era la nada que no existía Facebook ni nada semejante. Y quince años después el azar hace que llegue a las manos queridas.
Primero la incredulidad, después la confirmación y es ahí donde empezás a agitar los brazos para que te vean. Una maravilla. Una felicidad. Creélo. Me sucedió. Evidentemente el mundo ahora es un pañuelo, y el azar hace posible cosas impensadas. Ya no somos náufragos.  El tema es enviar la botellita al mar...

2 comentarios: