24 may. 2017

Por si no tenés paciencia...

Pensá en el bambú, Quizás ya lo sabés pero te lo recuerdo.
Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en no apto para impacientes: siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente. Durante los primeros meses no sucede nada apreciable.

En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto, que un cultivador inexperto estaría convencido de
haber comprado semillas infértiles. En un periodo de tan solo seis semanas la planta de bambú crece ¡mas de 30 metros!

¿Tardó sólo seis semanas en crecer?
No, la verdad es que se tomó siete años generando un complejo sistema de raíces que le permitirán sostener el crecimiento que va a tener en esas pocas semanas.


Cuando creamos que nada está sucediendo, recordar el ciclo de maduración del bambú japonés, y que si no bajamos los brazos, ni abandonamos por no "ver" el resultado que esperamos, a lo mejor estamos gestando algo muy grande y para ello debemos primero desarrollar el sistema de raíces .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario