24 feb. 2017

El carnaval de mis recuerdos

En esos años el Carnaval tuvo una evolución. En los primeros tiempos la importancia estaba dada en esas murgas armadas en los barrios de unos 20 muchachos, todos vestidos con trajes de seda del mismo color que salían cantando, como la de Montevideo y Castellanos. A los niños se los disfrazaba. Los que podían con trajes originales de bailarina, de pirata, de arlequín, de española,etc. y salían fotografiados en los diarios locales. Los demás con trajes improvisados de arpillera, ropa de mayores y tacos altos. Los corsos eran barriales con luces que tachonaban el techo de la cuadra. A medida que pasaba el tiempo fue tomando importancia. Capaz que porque iba creciendo se me iban permitiendo entrar en otros juegos carnestolendos como el del agua.

Era la parte más divertida. El tema era mojar al vecino o vecina amiga. Todo se preparaba para la hora de la siesta. El sol calentaba el piso pero se corría descalzo.El tema era de dónde se sacaba el agua. Esa canilla cercana a la puerta, uno cargaba y el otro tiraba. Y los mayores se divertían también. Estaba el vecino o la vecina que "te la tenía jurada" que te iba a mojar y te esperaba o llegaba a meterse en tu patio para bañarte. Había reglas, al que iba a trabajar no se lo mojaba. Después surgió el globito y ahí para algunos tuvo su encanto porque se podía tirar a distancia, pero no había como esa diversión cuerpo a cuerpo y esas corridas para que no te alcancen, no para que no te mojen, porque a eso estabas dispuesto.Y al rato, contentos, cada uno volvía a su casa pensando en que mañana podría haber revancha...Algunos podían disfrutar los juego, otros no por tener padres que no lo permitían (podían ser bruscos, algunos terminaban sangrando la nariz porque te pegaban sin querer con el borde del balde) o madres que mandaban a dormir la inevitable y aburrida siesta y cuando se salía ya todo había pasado. Tuve el placer de disfrutar, capaz que más grandecita de estos placeres. Luis Cándido Carballo  intendente a partir de 1958 realizó un gran esfuerzo económico para desarrollar los carnavales con sus desfiles de carrozas y elección de reinas,  conjugado con las iniciativas de los clubes Newell´s, Provincial y Gimnasia y Esgrima que habilitaban todas las canchas de tenis, de fútbol  y todas sus instalaciones, con un palco giratorio como el de Provincial, que competían con qué artista internacional o nacional famoso del momento ,proponían para establecer al final de la noche quién había logrado el manor número de bailarines. En esa época no se iba solo a bailar, una madre podía hacerse cargo de hasta 10 chicas y por lo tanto aparte de las pistas había mesas donde se sentaban las familias y las madres "cuidadoras".Anecdóticamente cuento que la mayor animadora de estos bailes fue Xuxú da Silva. Nosotros siempre pensábamos que era famosa en su país. Hacía bailar hasta las piedras. Luego pregunté en Brasil y nadie la recordaba.Otros que vinieron fueron George Maharis (el de Ruta 66), Xavier Cugat con Abbe Lane( con una orquesta de 40 músicos por lo menos), Charles Asnavour, Demis Roussos, Gilbert Becaud- Y de artistas nacionales como Los 5 latinos, Leonardo Fabio,la orquesta típica de D´Angelis y sus cantores.
 Lo que no les puedo contar es sobre el famoso "Colmao" que tenían estos bailes y por qué se hizo así, pués en Provincial (no recuerdo en los otros clubes) había un lugar cerrado, dentro del mismo predio, donde se cobraba otra entrada y se pasaba música española y recibieron figuras como Pedrito Rico.

Mi último recuerdo es el ir caminando entre la multitud al terminar todos los bailes y ver que ya era de día. Es decir que amanecíamos después de un día agitado, que había comenzado con el juego de agua y terminaba viendo amanecer, descalzos porque los pies ya se habían movido demasiado como para soportar los zapatos.
Una reedición de lo publicado en el 2013 ya que tengo lectores que se renuevan...😂

No hay comentarios.:

Publicar un comentario