31 ene. 2017

Esas personas fuertes...

que uno ha visto llevar la casa adelante solas, por diferentes circunstancias. Qué han podido, por ejemplo, alimentar a sus hijos en época de escasez (y a los amigos de sus hijos si era necesario).  Qué pusieron amor en todo lo que hicieron, con empeño, con dedicación, con entrega.
Cuando flaquean, necesitan una mano como todos y hasta más. Porque dieron mucho en su vida. Merecen mi admiración y mi mano.  Y la seguridad de que todo va a salir bien, porque sí nomás. Porque nunca dejarán de ser fuerte y la vida les debe mucho todavía. Permitirse estar débil también es posible. Está dentro de las categorías que nos permiten ser feliz.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario