4 dic. 2016

Las decisiones y los sueños.


Qué buena frase la de conservar los sueños, no descartarlos, que algún día te pueden hacer falta-
Todos podemos ir haciendo nuestra vida con decisiones que nos marcan las circunstancias pero es importante mantener reservas de ideales, reserva de ilusiones, reservas de proyectos. Es como esos clavitos, esos destornilladores, que tenés guardados en un cajoncito, que nunca usás, pero sabés que están ahí y que te van a ayudar cuando no te queden herramientas.
Y es eso lo que me parece comprender en este texto de Angélica Gorodischer donde marca la simple diferencia entre ser feliz y no serlo, con simplemente un sueño:
Y así se refiere al Conde de Montecristo "Metido en la sórdida gayola por obra de sus enemigos que lo odiaban y etcétera, no era feliz. Pero su vecino sí. ¿Y por qué? Porque tenía un proyecto que consistía nada menos que en fugarse. Conclusión (provisoria): aunque él, el vecino, digo, estaba también en la sórdida gayola, no se desesperaba y creo recordar que hasta se sentía bastante contento porque tenía un proyecto. Sí, ya sé, estimado señor, todos tenemos uno o varios y hasta innumerables proyectos pero y qué. Tal vez no sepamos manejarlos. Tal vez la realidad (¡ufa con la realidad!) nos dice a cada paso que con eso que planeamos no vamos a llegar a nada. De nuevo: y qué. La cosa es planificar, avizorar, y, lamentablemente, recordar." y agrego, guardar los sueños que nos ayudan para ser felices, aunque la realidad diga lo contrario.
Fuente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario