3 oct. 2016

La Rosario conocida a través de Alma.

El Saladillo de Alfonsina Storni y Adolfo Bioy Casares, las estaciones de trenes de Jorge Luis Borges y Juan José Saer, los puertos de Roberto Arlt y las calles y bares de Roberto Fontanarrosa, los recorridos de Angélica Gorodischer, Jorge Riestra, César Aira o Juan Carlos Onetti, la calle Córdoba de Felipe Aldana y el río de Graham Greene, son sólo algunas de las referencias de Rosario que la literatura construyó en el último siglo.
Cada septiembre y desde hace veinte años, alumnos del primer año de secundaria del Instituto Ángel D' Elía, del Partido de San Miguel, en el conurbano bonaerense llegan a Rosario detrás de las vivencias de la novela "El visitante", de Alma Maritano, y durante tres días reconstruyen la trama y recorren lugares evocando a sus protagonistas. Acopian datos para un trabajo que deben defender casi como una materia más. En vida, la autora los recibía en su casa, por eso ahora la homenajearon en plaza Guernica "sintiendo que estaban en su ciudad". 
Cómo surgió la idea de ser los visitantes que no faltan ningún septiembre desde hace dos décadas? "Estaba en una Feria del Libro, me acerqué a saludar a la escritora Alma Maritano, le dije que en la escuela leíamos todas sus novelas y nos invitó a venir", contó la profesora Mercedes Cremona. Cada año y hasta fallecer la autora el pasado 17 de diciembre, la visita escolar terminaba con una entrevista a tan destacada anfitriona, en su propia casa.
Alma Maritano se hizo conocida entre los niños y adolescentes del país por medio de sus obras Vaqueros y Trenzas, El visitante, En el sur,Cruzar la calle y Pretextos para un crimen, los cuales forman una serie de libros que cuentan la historia de personajes rosarinos desde su niñez hasta su etapa adulta. Es así como Inés (Gora), Robbie y Nicanor son recordados por varias generaciones de lectores como si fueran personas reales. Situó a Rosario como escenario de las historias.
Pero éste es el primero en veinte recorridos por la ciudad en el que Alma está ausente. Así que la entrevista fue reemplazada por un homenaje en la plaza Guernica, donde esta vez los chicos dejaron un mensaje a la escritora que tanto admiran. "Queremos decirle a la autora que sentimos que estar en Rosario es sobre todo estar en su ciudad, en la que ella puso en nuestras mentes con la novela, representó Rosario tal como es", comentaron los adolescentes.
 Literatura y ciudad, un complemento para trabajar. Excelente idea.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario