17 sep. 2016

Nunca dejes de pedir ayuda.

Ni en los momentos de mayor debilidad, de mayor impotencia, de mayor dolor.
 La autosuficiencia no sólo te hace mal a vos, porque creés que nadie en el mundo te puede ayudar, sino que hace mal a los demás porque no les das la oportunidad de ayudarte. La vida es un ida y vuelta. Siempre hay alguien que está dispuesto a darte.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario