26 jul. 2016

La alimentación en el deporte responsable.

En los equipos profesionales normalmente existe gran soporte y apoyo a disposición de los jugadores. Sin embargo, en equipos semi-profesionales o aficionados no hay tantos recursos, y es el propio jugador el que debe decidir qué comer antes del partido.

La alimentación y la hidratación tienen una influencia fundamental en el deporte responsable. El Dr.Marcelo Montrasi, especialista en Medicina del Deporte, nos detalla aspectos de la nutrición a tener en cuenta a la hora de realizar ejercicios físicos.


La alimentación afecta el rendimiento deportivo y la composición corporal ya que ésta permite:
Desarrollar la masa muscular.
Obtener energía.
Favorecer la recuperación.

Dentro de los nutrientes necesarios distinguimos entre macronutrientes y micronutrientes:

Macronutrientes, por qué los necesitamos y dónde los encontramos:
Hidrocarbonatos: Principal fuente de energía. Los encontramos en cereales, legumbres, frutas y verduras. Los hidratos de carbono aportan la energía necesaria para el partido, por lo que tienen gran importancia tanto el día del partido como los días anteriores. 
Proteínas: Sintetizan y reparan tejidos. Fuentes: carnes, huevos, pescados, productos lácteos.
Grasas: Fuente de energía. Presentes en: aceites vegetales, aceitunas, frutas secas.

“La alimentación incrementa el rendimiento físico y desarrolla la masa muscular(…)”

Micronutrientes esenciales y sus principales funciones:
Calcio: Contracción del músculo. Fuentes: lácteos y derivados, frutas y verduras.
Hierro: Transporte de oxígeno. Fuente: Carnes rojas, legumbres, huevo, hígado.
Sodio: Equilibrio hídrico.
Potasio: Eliminación de toxinas y transporte de impulsos nerviosos. Fuente: frutas y verduras.
Magnesio: Relajador corporal por excelencia. Fuente: frutas y verduras.

Plan Alimentario:

Un buen plan alimentario para los deportistas debe aportar aproximadamente 50-55% de la energía a partir de carbohidratos, 15% de proteínas y 30% de grasas.

Por su parte, una correcta hidratación favorece a las siguientes acciones:
Controlar la temperatura corporal.
Utilizar eficientemente los nutrientes en nuestro organismo.
Optimizar la oxigenación muscular.

Eliminar los desechos o toxinas de nuestro organismo.

No esperemos a tener sed ya que es un síntoma tardío de deshidratación”

La necesidad de agua dependerá de las pérdidas, que varían según la intensidad y duración de la actividad y las condiciones ambientales, temperatura y humedad.
Para compensar estas pérdidas se recomienda hidratarnos antes, durante y después de la actividad deportiva.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario