16 may. 2016

El día después...

Hablo del día después de un día negro, donde todo parece terminar, donde el futuro se ve lejos, donde la soledad no puede ser más profunda, donde lo que te pasa parece no tener fin, donde el mundo se borra alrededor y sos la única víctima de lo que te pasa.
Ese día después es increíble. No sabés por qué pero después de haber estado en toda la profundidad se da que al día siguiente aparece gente que hacía mucho que no veías y se alegra tanto de verte y te sorprende. Suena el teléfono con la llamada que hacía tanto que esperabas, pero llega ese día después. Alguien comparte tu dolor porque pasó por lo mismo y te dice que se puede, que se sale. Como ese alguien que te dice, en el medio de esa profundidad: cuando vuelvas a ser feliz. Qué?. Qué me dice?.  Cómo, ese día existe?. Pero si yo no me puedo sentir peor. Sí, pero vas a poder sentirte mejor. La tormenta va a pasar. Va a parar de llover.  El viento se detendrá. Una imagen remanida pero nada la expresa mejor. Quedarán ruinas, sí, no lo niego. Pero pensá en las ruinas con el sol brillando en el cielo. Reconstruyendo. Juntos. Se van arrimando. Te llega la mano amiga, te da cobijo. Reconstruyendo. Y ese será el día después... No pierdas las esperanzas. Se puede. Se sale. Termina.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario