28 mar. 2016

Qué la delincuencia no sea estructural en Rosario!!!

Al Presidente Macri le pido, por esa hija que es la luz de sus ojos, que encuentre la forma de terminar con la delincuencia para que no sea estructural en nuestro país. Con mucha tristeza leí que Techo se tuvo que retirar de Rosario. Hace dos años, la fundación presentó un estudio de los asentamientos irregulares del departamento Rosario. De acuerdo al trabajo, existen en la ciudad 172 barrios informales en los cuales viven unas 50.500 familias. El 94 por ciento está conectado a la luz de manera informal, el 91 por ciento no está conectado a la red pública de agua y el 74 por ciento elimina excretas a través de pozos ciegos. 
Explican su retiro a que los voluntarios de Techo se han visto en medio de tiroteos a plena luz del día, por problemas no relacionados con su organización. Están trabajando para mejorar el sistema de vida de la gente y se tienen que ir por el mismo problema que una escuela de Grandoli y Gutiérrez que  debió suspender los recreos de sus alumnos porque  en el patio, por los tiros, los niños y docentes corren peligros. Y si seguimos, no sólo en los asentamientos, no sólo en zona sur, zona norte, en Barrio Agote de Rosario, a escasas cuadras de la Estación de Ómnibus se viven noches violentas y a los tiros.

Hermanos, no podemos seguir así. Se lo pido con todo mi corazón, busquemos juntos la manera de salir de esta situación.

Por si no saben qué es Techo y cómo trabaja les dejo un resumen:
La intervención comunitaria de TECHO se focaliza en los asentamientos precarios más excluidos.
La fase inicial desarrollo de un diagnóstico en el que se identifican y caracterizan las condiciones de vulnerabilidad de los mismos.
En una segunda fase, como respuesta a las necesidades identificadas en la comunidad, se implementan y gestionan soluciones en los ámbitos de habitabilidad, educación, trabajo y otras que enfrentan las problemáticas existentes. Dentro de esta fase se destaca la construcción de viviendas de emergencia, que responde a una necesidad que es prioritaria y urgente en la mayoría de asentamientos y la implementación de planes de educación; planes relacionados al trabajo y el fomento productivo, que genera vínculos de confianza entre los voluntarios y la comunidad, al ser una solución concreta, tangible y realizable a corto plazo.
Como tercera fase de la intervención, se promueve la implementación de soluciones definitivas en los asentamientos, como garantizar la seguridad en la tenencia de la tierra, servicios básicos, vivienda, infraestructura comunitaria y desarrollo local. TECHO articula y vincula vecinos de asentamientos organizados con instituciones de gobierno para exigir sus derechos.
“La superación de la pobreza es responsabilidad de todos.  Desde TECHO hemos logrado un trabajo inclusivo, donde las mismas familias en situación de pobreza son gestoras de sus soluciones junto a los voluntarios, que construyen ciudadanía en conjunto y conforman redes que son importantes y hoy enriquecen el trabajo de quienes formulan las políticas públicas”

.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario