5 mar. 2016

1935 Rosario: la mujer comienza a descansar


Fuente: Monos y Monadas 22.2.1935
Lo que empieza a cambiar la vida de la mujer, tan poco en relación a los posteriores adelantos: la cocina a gas. Le permite leer y trabajar menos (sic), ya que no tiene el hollín, el humo que quedaba pegado en los objetos y cocina y la llevaba a tener que fregar tanto. Sin agua caliente y sin detergente. Sólo estaba el jabón en panes y el Puloil.
(fíjense que dice: significa tener la seguridad de no dejar ningún residuo adherido al plato, que descomponga las comidas. puajj)
Encontré la patente de Devoto y Cauchaner en Norteamérica, que eran los dueños de Puloil (polvo como el Odex pero sin detergente) que aparentemente era el único producto, ya que para hablar de polvo de limpieza se decía Puloil (igual que se podía decir: deme una Gillette).
En esa patente registran jabón, pastas, polvo y líquidos para limpiar metales, madera, cuero y ropa en 1923. Ahora estamos hablando de 1935 y con la cocina a gas se le termina el hollín. Muchos años a la mesada se le decía fogón, porque estaban los agujeros donde se prendía el fuego. Luego también estuvieron las cocinas a kerosén que había que bombearlas, y solían soltar un humo descomunal.
Fuente patentes

 Pensemos: cuando no existía el lavarropas y, no sólo tenían que lavar a mano las sábanas de puro algodón, que cuando se mojaban eran sumamente pesadas, sino que sin centrifugar tenían que subirlas a la terraza en fuentones de zinc, que también tenía su peso. Toda la ropa se planchaba, hasta con almidón: camisas, delantales de los chicos de algodón, con planchas de carbón.
Los pisos eran de madera y había que pasarles viruta para limpiarlos.
Todo se fregaba.
Cómo ha cambiado la vida!!!.
PD: me refiero a Rosario porque el dibujo lo extraje de un diario rosarino pero esto sucedía en todos lados.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario