19 dic. 2015

1906 Rosario: cuánto dicen estos tranvías!!

Hombres trajeados yendo a la cancha colgados y en el techo. O en pleno centro trabajando o de compras. Era un peligro pero así se viajaba, con poner la puntita del pie ya se estaba arriba.
En 1905 en que el intendente Santiago Pinasco llamó a licitación para la construcción y explotación de una red de tranvías eléctricos. Y entre otras cláusulas y condiciones, se establecía una velocidad máxima de 12 km/h en la zona céntrica y de 20 km/h fuera de ese radio (!).
La primera línea en inaugurarse fue la Nº 9, puesta en servicio el 31 de octubre de 1906 cuyo recorrido comenzaba en Santa Fe y Maipú, luego Pellegrini hasta el Parque Independencia. 
Progresivamente se fueron construyendo otras catorce líneas, contando en sus primeros años con una dotación de 100 tranvías grandes (con 40 asientos) y 60 tranvías chicos (con 28 asientos), además de varios remolques acoplados.
Al poco tiempo, con una tarifa de 10 centavos en la ciudad y de 15 para los viajes a los entonces pueblos suburbanos (actuales barrios Alberdi, Saladillo o Vila), los coches de la compañía belga se convirtieron en parte esencial del paisaje urbano.
A principios de la década de 1960, siguiendo una moda que por entonces hacía furor en gran parte del mundo (a excepción del norte de Europa y el bloque comunista) se decidió la liquidación de los sistemas tranviarios argentinos. En octubre de 1960 se dispuso la progresiva eliminación de los tranvías.
Se dio inicio a un progresivo desmantelamiento de los vehículos conforme éstos eran dejados fuera de servicio con la progresiva sustitución de sus líneas respectivas por unidades automotrices.

Así es como a finales de 1962, solamente quedaban en operación las líneas tranviarias Nº 1, 2, 4, 6, 10 y 21, las que llegarán a operar hasta el día 11 de febrero de 1963, fecha del final del servicio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario