6 nov. 2015

Tenemos que salir del absurdo...

Dice Fernando Pessoa algo muy sabio: Los sentimientos que nos hacen más daño, las emociones que más nos afligen, son las que son absurdas — el ansia de las cosas imposibles, precisamente porque son imposibles, la añoranza de aquello que nunca ha existido, el deseo de lo que podía haber sido, la pena de no ser otro, la insatisfacción de la existencia del mundo —; todas aquellas medias tonalidades de la conciencia del alma crean en nosotros un paisaje dolorido, una eterna puesta de sol de lo que somos. 


Y es así como nos hicieron sentir estos años a los argentinos: afligidos. Todo fue absurdo, una eterna puesta de sol de lo que somos...
 Y ya que venimos con el tema del desierto florido, por qué no pensar como Antoine de Saint-Exupery:
Lo que embellece al desierto es que en alguna parte esconde un pozo de agua.  

Y el pueblo argentino va a poder salir del absurdo que lo aflige para empezar a ser. Para no tener necesidad de ser otro. Tenemos que dejar de perder oportunidades. Qué no nos sea imposible!!!.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario