28 jul. 2015

La creatividad es la inteligencia divirtiéndose

Hermosa definición de Einstein: La creatividad es la inteligencia divirtiéndose.

Se le considera una habilidad típica de la cognición humana.  Incluso algunos primates superiores tienen esa habilidad.
Pero la creatividad, como todo talento hay que pulirla, potenciarla, trabajarla y alimentarla y hasta diría no amordazarla ni limitarla ni castrarla.
De todas maneras necesita formación e incluso cierto grado de disciplina.
Hacer ejercicio o practicar algún deporte facilita la creatividad. Y es lógico porque fomenta la sensación de felicidad y libera el estrés. (Kant daba su paseo diario, con tal puntualidad, que servía a los vecinos para poner en hora sus relojes).
Dicen que el orden extremo es su peor enemigo, porque energía tenemos una y si la distraemos en lo que nos sustrae de la creación se limitan nuestras posibilidades (sino fíjense lo que le pasó a Dios cuando creó al hombre, capaz que se estaba divirtiendo).
Levantarse temprano puede ser una clave aunque comparto con Roberto Arlt que los seres humanos no somos todos iguales y algunos podemos ser más creativos a la mañana y otro por las noches, cuando todo está en calma y es ahí cuando el cerebro funciona a pleno. De hecho cuando tienen una buena idea, necesitan plasmasla en ese momento, no importa si es de mañana, de tarde o de noche.
No dejar de lado su vida personal por la profesional y dar una gran importancia al tiempo libre  permite organizar mejor la mente para darle lugar a la creación. Leer, ir al cine, a museos, conversar con amigos de diferentes tema es como un pan de cada día. Es necesario limpiar la cabeza para volver a empezar (delete).
Como dice Dolina, leer mucho porque quizás cuando llegás a una idea que crees original ya alguien hace rato que llegó al mismo lugar y no lo sabías.
Y para soltarse no dejar de ser curiosos, inquietos y buceador dentro de otras disciplinas del conocimiento, porque el hombre se ha encargado de poner en compartimientos estancos a las diferentes ramas del pensamiento, cuando en realidad todo está interrelacionado y no hay que tener miedo de utilizar los materiales de otras ciencias o disciplinas.

En la familia se puede favorecer el desarrollo de esa habilidad:
- Todas las ideas han de ser bien recibidas y es importante dejarlos equivocar porque a lo mejor no se están equivocando, están creando.
- Promover la libertad de expresión sin censura previa .
- Facilitar el trabajo en equipo. Enseñarles que las opiniones  de otros enriquecen las nuestras y las de ellos son importantes.
- Intentar hablar de problemas reales entre todos, buscando una posible solución a los mismos. Así poco a poco aprendemos a aplicar nuestra creatividad a nuestra vida real, lo cual nos será muy útil en el futuro.
- Y sobre todo, no olvidar que todos somos potencialmente creativos... sólo necesitamos saber desarrollar y desbloquear nuestras cualidades creativas.

Como sociedad debemos recordar lo que también dice Einstein:
"En momentos de crisis sólo la imaginación es más importante que el conocimiento"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario