10 abr. 2015

El enojo es una energía ciega. Dalai Lama

El otro día decía Borenstein: no se enganchen, los distraen, no se enojen. Acá lo explica muy bien Dalai Lama. El enojo destruye la parte del cerebro que puede juzgar, dice. Cuando desarrollamos completamente el enojo no podemos ver la realidad. Entonces esa energía que da el enojo me hace sentir más fuerte, pero esa energía es una energía ciega. Cuando miramos la realidad, cuando investigamos la realidad nuestra mente debe estar tranquila, de otra manera no podemos ver las cosas objetivamente.
La ira primero destruye tu paz interior, segundo destruye tu capacidad de investigar la realidad. Entonces, una vez que hayan creado la conciencia "El enojo no es útil, sólo destruye", ahí se toma distancia del enojo.
He repetido muchas veces: hay gente que quiere manipularnos por la ira, el amor y por el miedo, que es el lugar donde se sabe nos volvemos vulnerables, desde que éramos muy chiquitos. Pero saben?. Para mí el más peligroso es el enojo, porque es con el que no sólo podemos hacer daño a los demás, sino que terminamos haciéndonos daño a nosotros mismos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario