25 abr. 2015

1932 Rosario cubierta por las cenizas del volcán Descabezado

El lunes 11 de abril de 1932 los vecinos de numerosas ciudades del país amanecieron sorprendidos por una insólita y constante lluvia de ceniza volcánica que cambió la luz del día y tiñó de gris el aire.

La erupción del volcán Descabezado Grande (chileno) expulsó una columna de material incandescente de varios kilómetros de altura y cuyas cenizas no sólo cubrieron el cielo de Mendoza, en especial las ciudades de Malargüe y San Rafael, sino que llegaron hasta  Montevideo.

Los datos históricos revelan que en algunos lugares cayó una tonelada por hora y por hectárea y que no se podía respirar. El diario La Nación del 12 de abril de 1932 titulaba a ocho columnas en su primera página: “La actividad volcánica en la cordillera se torna grave. Una nube de ceniza cubre la parte Sur del continente”
“En el espacio sin transparencia se movía, algodonosa y continua, la cerrazón cenicienta. (…) Gris la ciudad, gris las llanuras, gris y tanto el firmamento, evocaba en cada uno impresiones dejadas por viejas leyendas, a las que se asocia el confuso tema de los milagros antiguos. (…) La multitud se encontraba ante un fenómeno, y un fenómeno es, precisamente, el milagro, explicado, definible, pero milagro al fin”, escribía el periodista.
http://www.mdzol.com/nota/305721-cenizas-en-el-cielo-las-fotos-que-nunca-viste/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario