4 feb. 2015

Abrile la puerta al Cuco

Si sólo tenés miedo y no enfrentás al Cuco, o a aquello que te produce el miedo, quedás prisionero de él. Los peligros son reales, pero el miedo es sólo una opción. Hay que desenmascarar al que te produce miedo y verle la cara, es la única forma de desactivarlo. Fijate la reacción de un perro, si le tenés miedo te puede atacar pero si mantenés la calma, no lo desafiás, no ve en ti un peligro cambia su postura. Si es un perror rabioso o paranoico, capaz que te ataque, pero vas a estar mejor parado porque lo estás enfrentando. No hay nada peor que enfrentar paranoicos que vean en ti un enemigo, sin serlo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario