22 ene. 2015

Remanso Valerio: reducto de pescadores artesanales.

. Para llegar al Remanso Valerio desde Rosario hay que abandonar el bulevar San Martín hacia la derecha y bordear la barraca hasta toparse con la orilla del inmenso río Paraná. El paisaje cambia abruptamente. Por encima de los pastizales, se adivinan algunos de los precarios techos escondidos entre la arboleda. Al tomar la curva de una improvisada callecita de tierra y piedras aparece la figura del Cristo. Es la antesala de la barriada. La figura protectora, con sus brazos extendidos, da la bienvenida a los que llegan a uno de los últimos reductos de pescadores artesanales a la vera del Paraná.
 La escultura de cemento pesa más de 1000 kilos y su altura alcanza los 4 metros. 

"Calma de mis dolores, ay, Cristo de los pescadores, dile a mi amada que está apenada esperándome, que ando pensando en ella mientras voy vadeando las estrellas, que el río está bravo y estoy cansado para volver…
Cristo de las redes, no nos abandones y en los espineles déjanos tus dones
…" dice la canción.

Ubicado entre la localidad de Granadero Baigorria y Rosario, en Santa Fe, el pequeño caserío alberga poco más de 250 familias.
Cuentan los lugareños que los primeros asentamientos en el remanso se instalaron hace casi 100 años, con los pescadores que llegaban desde las islas para vender el fruto de su trabajo. Ellos se fueron quedando poco a poco. 
Jorge Fandermole les dedica ésta, la "Canción del remanso".

Agrego: capaz mi ignorancia, pero no se les habrá ocurrido a nadie hacerles un criadero natural de peces como en tantos lados que aprovechan las bondades de nuestro río?. Agradecería cualquier información. 

Les dejo otros links que brindan más información sobre el autor y la zona que describe:
http://www.diariolamanana.com.ar/noticias/informacion-general/oracion-del-remanso_a35626

Fandermole la explica en otro video:

https://www.youtube.com/watch?v=JzwvONgQXXk

No hay comentarios.:

Publicar un comentario