10 sep. 2014

Los argentinos hablamos en los pasillos.



Tuve un profesor que nos decía que los argentinos hablábamos en los pasillos. Que no decíamos las cosas en la cara en el momento oportuno ni a la persona indicada. Las protestas las hacíamos cuando nos íbamos del lugar. Viste lo que dijo?. Mirá las cosa que tenemos que aguantar. No nos puede tratar así... Pero al otro día nos volvíamos a enfrentar al que nos hizo daño y callamos.
Pasa en las familias, en los trabajos, en las escuelas, con los amigos. Se calla para hablar en los pasillos y para explotar de manera inesperada para el que provoca el enojo porque nunca nadie se lo dijo.
Lo mismo pasa en la política. Todos rezongamos en la peluquería, en las reuniones de amigos, en el café pero nadie trata de frente las incapacidades, del funcionario que quizás uno mismo votó. Porque eso le quita fuerza frente a la oposición...
Y si la demanda que debemos realizar  fuera por el mismo hecho que hemos sido los que los hemos votado?. Más que demanda, reclamo, porque para eso los votamos.
O callamos por miedo. O callamos por educación, O callamos por quedar bien. O callamos  por temor a las consecuencias. O callamos porque los otros también callan. Y así soportamos las consecuencias reales de nuestro silencio. Porque el silencio de los inocentes hace que el mal avance sobre ellos.
Vimos millones de películas donde tipos buenos, timoratos, sentados en el cordón de la vereda eran prepoteados por pandillas que abusaban de ese silencio y no les dejaban levantar la cabeza ni siquiera para mirarlos a los ojos.
Y así surge no sólo la prepotencia sino también susceptibilidades. No los vayas a ofender diciéndoles lo que hacen mal, o peor, no hacen... No preguntan, cómo?. Qué estamos haciendo mal?. No!!!, se ofenden...!!!. Y que encima no te castiguen!!!. 
Si no se le pone un nombre al problema no tiene solución. Qué decimos?: por ejemplo: inseguridad? y con eso qué definimos?.  Siempre tuvimos robos de autos, de casas, de arrebatos. Cuál es la inseguridad ahora?. QUE NOS MATAN A NUESTROS HIJOS Y QUE ROBAN A NUESTROS VIEJOS.
Qué logramos callando?. Y si pedimos que definan estrategias?. Y si se las exigimos?.
Es tiempo de definir nuestro destino. Estamos en nuestras manos, en nuestra decisión. Recordemos que LA CIUDADANIA UNIDA PRODUCE CAMBIOS. No hablemos en los pasillos sino donde debemos. Y tampoco lo hagamos espasmódicamente con marchas catárticas. Hablemos cuando los tenemos adelante. Asumamos ciudadanía. En todos los ámbitos, por favor, pongamos nombre a los problemas y evitemos susceptibilidades.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario