1 ago. 2014

No quiero saber nada!!!

Hay mucha gente, así, viste?. Dicen que se vive mejor sin enterarse de nada. Qué nadie le cuente lo que está pasando!!. Vive feliz en su mundo. Como si al no ver ni saber los hechos no ocurrieran.
Esa postura me hace acordar a mis tiempos de camping donde he visto felices campistas con sus carpitas a orillas de los arroyos.


Una belleza. Esas noches escuchando el correr del agua. Ese asadito a la luz de un farol. Con la bebida enfriándose en la heladerita portátil. Esas charlas y guitarreadas que se prolongaban hasta altas horas de la noche.  Las colchonetas esperando los dulces sueños (plagados de mosquitos y con el suelo duro que se incrustaba en los huesos- sic).
Quién podía venir a decirnos, que la zona era inundable. Si éramos tan felices!!.
Pero el agua llegaba!!. Algunos podían ir a refugiarse en el auto!!. Otros podían tener casas rodantes. Pero la mayoría se encontraba mojada, con frío, con la carpa desarmada y con el posible refugio del rancho que suele tener el camping.
Ese fue uno de los lugares en mi historia que me enseñaron a no ignorar la realidad. Qué aunque uno la ignore ella siempre llega!!. Qué no vale la pena pasar buenos momentos a costa de pasar riesgos innecesarios por un placer transitorio!!. Qué se puede prolongar el placer tomando ciertas precauciones!!.
Pero que hay muchos orilleros, que los hay??, los hay!!!. Y cuando el agua llega, así estamos. Defaulteados!!!. Ahora todos al refugio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario