8 mar. 2014

Ni mi dueño, ni señor

Pensar que la MUJER no podía hablarle al hombre si él no le hablaba, que no podía mirarlo a los ojos (tenía que bajar la mirada), ni siquiera a su hijo mayor, que no podía entrar a la iglesia por la misma puerta ni estar en el mismo espacio, que no participaba de las reuniones que decidían el destino del lugar. Luego que no votaba, que en nuestros tiempos tuvo que poner un cupo en la política para poder entrar, que no podía aspirar a cargos ejecutivos y cuántas cosas más!!l- En cuántos lugares estarán en estas luchas!!!. Por eso estamos festejando este día y por eso no somos iguales a los hombres, estamos a la par.
No festejamos  lo que somos capaces de hacer, sino que logramos el derecho de elegir. No tenemos más dueño. Las mujeres eran iguales a los esclavos o a los negros, había sitios que no podían pisar, lugares que no podían entrar, decisiones que tenía vedadas.
Por eso festejamos este día.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario