29 ene. 2014

Nos tenemos que volver a pensar.

Por los comentarios que recibo oralmente me parece que, no importa las razones, hay algo que impide exponer sus ideas en público, cualquiera fuera éste.
Puede ser pánico escénico cuando hay mucha gente. Lo entiendo. Hay estudios que indican que un gran porcentaje lo padece. Lo he tenido que superar con mucha dificultad. Pero siempre, todo, tiene la primera vez. Luego la segunda. Hasta que se logra hacerlo con aparente naturalidad. Para eso hay que soltarse. Cuando veía por televisión a la gente que exponía sus problemas cotidianos, no podía creer que lo hicieran. Luego vi que se podía. Que UNO lo podía hacer.
Por otra parte, pueden ser años de censura, de miedos. Reavivados por el grupo gobernante que durante varios años asestaban un golpe de cualquier tipo, una sanción,  económica, de cierre de  mercado, con la AFIP a aquellos que se atrevían a COMENTAR una situación.Qué uno vea que a otro le hacen algo, quiérase o no, hace retraer la propia opinión.
Pero, argentinos, nos tenemos que volver a pensar. Algo está saliendo mal. La representación no era la que nosotros esperábamos. Los resultados sociales, políticos y económicos de la gestión de este Gobierno no son los mejores. La corrupción se ha comido el producido de 10 años. Los narcotraficantes han copados espacios sociales corrompiéndolos, enfermándolos, dándoles beneficios que no les brindaba el Estado. matando como nunca.  Porque todo  se arregló con dinero sin dar formación a los que lo recibían y sin darles salídas laborales. Hay mucho por hacer. Eso lo tenemos que discutir en foros, encontrando armar  el tejido social nuevamente, sin miedo a opinar, a escuchar, a intercambiar, a no dejarse llevar por lo que se recibe sin procesar. Eso nos llevó a muchos errores. Tomémonos una hora por semana para pensarnos. Veamos la forma, sí?. Tu palabra es importante y más si la sumás a la de los demás. COMENTAR NO CUESTA NADA.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario