17 jul. 2013

En nuestro país las ideas sobran, lo que falta es energía...

En la Argentina, la acuicultura -una actividad incipiente pero que pinta muy bien- tiene sus fortalezas. La principal es la alta rentabilidad, a la que se suma un ciclo productivo -en circuito cerrado- relativamente corto; una alta conversión de alimento en carne; y muy buenos precios con costos medianamente bajos.
Un caso a destacar se encuentra en la localidad bonaerense de San Vicente, a 45 kilómetros de la Capital Federal. Allí, se producen truchas, langostas australianas, tilapias, sogyo (un pez herbívoro originario de China y Rusia), cabezonas, plateadas, carpas y pejerreyes. Todo mediante un sistema de circuito cerrado que posibilita -tras un ciclo productivo de seis a siete meses- que los "bichos", ya en su peso y tamaño óptimos, salgan hacia los supermercados, pescaderías y restaurantes top.
El emprendimiento -Granja Acuática Agua Dulce- está liderado por Eduardo Catania, quien hace más de 30 años empezó en el tema.
En el sistema implementado por Catania, el agua cumple con todos los parámetros que los ejemplares necesitan para su desarrollo. Es una corriente de agua continua que va de pileta a pileta y obliga a los peces a nadar contra la corriente y estar en movimiento, lo que deriva en una excelente carne, explicó. . El rendimiento es de 300 tn/ha semestrales.
"Nuestra idea es promover la acuicultura, que las familias, a pequeña escala, puedan producir en sus casas, y que los empresarios lo hagan en grandes dimensiones", afirmó.
"Nuestros campos están poblados de tanques australianos y estos pueden brindar un doble servicio, el de aguada para el ganado y el de estanque productor de toneladas de pescado para el consumo humano. El efecto multiplicador sería gigantesco, marcaría la diferencia", aseguró Catania.
Tras este objetivo, fue que se le ocurrió armar la Escuela del Productor Acuícola que hoy dirige. " es necesario difundir esta actividad que potencia la actividad ganadera y agrícola, complementándose y obteniendo toneladas de carne de pescado, en sectores del campo donde hoy no se obtiene ganancia alguna", manifestó convencido.
"En un tanque de 15 metros de diámetro se pueden producir de 15 a 20 toneladas anuales acondicionando dicho tanque para realizar acuicultura", explicó.
http://www.produccion-animal.com.ar/produccion_peces/piscicultura/84-granja.pdf

http://www.cronista.com/pyme/Mas-que-ensear-a-pescar-capacitar-en-la-cria-de-peces-20110331-0011.html

Si a esa producción le agregáramos que el emprendimiento se sustentara con el biogás alimentado por los excedentes del mismo campo, no nos para nadie...Y pensar que en Argentina hay desnutridos.
La energía que falta es la que el Estado desalienta: la voluntad de progreso. El para qué.
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario