22 jun. 2013

Qué se aprieten los testículos cuando juren los legisladores?


Los antiguos romanos no realizaban el acto que hoy en día se hace antes de salir al estrado durante un juicio para hablar, ese acto de poner la mano derecha en la Biblia y jurar decir “toda la verdad, sólo la verdad y nada más que la verdad”. Los antiguos romanos hacían el mismo ritual pero de una forma mucho más original que la actual: se apretaban con la mano derecha los testículos para prometer no mentir durante su alegación.
Ahí es donde entra la conciencia del romano, a estar de acuerdo consigo mismo en que no iría a mentir sobre tal asunto porque si no tendría que estrujarse sus partes.
De esta acción viene el término testificar. El testimonio es la prueba que sirve para justificar si algo es verdad.
Ya no sé qué hará más daño, si tocar una Biblia para jurar decir la verdad o tocarse la entrepierna amenazándose con apretar en caso de mentir. En tal caso, mejor que se quede el asunto como un dato curioso que no se vuelva a repetir, pues un libro más o menos sagrado no hace daño, pero un apretón más o menos fuerte en las partes nobles de un hombre sí que hace daño, y mucho.
http://www.blogcurioso.com/el-origen-del-testimonio/
No sé si es cierto, pero que me gustó que juren así. Coincido con el hecho que se jueguen los testículos ante el juramente a fidelidad de lo que ofrecieron para ser votados por la ciudadanía.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario