4 abr. 2013

El atavismo del pasado y de la justificación.

 
Sentados en el sofá del pasado y justificando sus limitaciones nos tienen sumergidos en la desdicha e inmovilizados en la construcción del país.
 Sin planes, con parches ideológicos, no nos dejan proyectar el futuro. Es la naturaleza la que pone en evidencias el accionar de un gobierno que teje efectos especiales para mantenernos expectantes pero que es y será sorprendido por las explosiones en sus propias manos, de sus inoperancias.
Ya no les queda a quién echarles las culpas. Ya el tiempo y el dinero manejado les imposibilita justificarse más. Como en el cine, los efectos especiales pueden ser muy buenos, pero cuando salimos de la sala la realidad nos ahoga.
 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario