23 mar. 2013

Jesuitas en la Provincia de Santa Fé

Desde fines del siglo XVI los jesuitas procedentes de Lima y de Brasil inician su caminar en los disímiles y salvajes territorios de la Paraquaria. Y no los transitaban indiferentes. Relevaban en su recorrido, cada río, cada monte; todo quedará volcado en sus cartas que resultarán siendo mapas de notable precisión.
Su sino era misional. Evangelizar a indios, a criollos y a españoles. La cabeza del sistema que integraba la Provincia Jesuítica del Paraguay se instaló en Asunción y desde allí ordenó la labor en todo el territorio ocupado del Río de la Plata, Chile y el Paraguay actual.
A lo largo de esta inmensidad los jesuitas levantaron sus colegios, seminarios, reducciones y apuntalados para su sostenimiento económico por las estancias, las chacras y un orgánico sistema de intercambio comercial.
La Empresa Mística, como la llama Carbonell de Massy, era un verdadero sistema económico en el que cada puesto de asiento de la Compañía en sus diversas formas cumplía una función útil al mismo.
La ciudad de Santa Fé, con su puerto, se consideraba una ciudad "bisagra" entre Potosí y Buenos Aires para la comercialización de los productos de las misiones y conoció momentos de gloria hasta que el puerto de Buenos Aires pasó a cumplir ese rol.
También cabe destacar el emplazamiento de la Estancia Jesuítica San Miguel del Carcarañá entre las localidades de Aldao y Andino, Puerto Gaboto, a escasos kilómetros de Rosario.
La estancia San Miguel establecida en el siglo XVIII por los jesuitas se componía además del casco de una capilla, un monasterio y un molino de granos, abarcaba una superficie tan extensa que resultaba difícil medir en hectáreas y sus límites aún no pueden ser establecidos con certeza. Con conexión por vía fluvial con Santa Fé a través de los ríos Carcarañá y Coronda, y con el sistema de carretas, estaba dentro de la organización tejida en nuestro país.
Este establecimiento constituyó uno de los principales factores de poblamiento del sur de la provincia. Allí estuvieron los primeros médicos del Pago de los Arroyos y los pioneros de la paleontología en la Argentina.
Los jesuitas de Santa Fe fueron los últimos en abandonar el país cuando el Rey Carlos III decidió expulsar a los religiosos en 1768, porque pensó que su influencia política y social podía ser una amenaza para la corona.

 http://argentinahistorica.com.ar/temas.php?tema=12&titulo=28&subtitulo=50

No hay comentarios.:

Publicar un comentario