20 sep. 2012

Tantas palabras, ninguna para elogiarlo

 Al viajar uno se puede desplazar por los distintos puntos turísticos apreciando sus bellezas, su grandiosidad, sus ornamentos, disfrutando de aquella obra dejada por los hombres en sus distintas etapas de pensamiento.  Basílica de Santa Cruz (Santa Croce) en Florencia (Italia) sorprende por su grandiosidad pero si uno se adentra en algunos pequeños detalles nomás, se asombrará más por sus contradicciones. Es considerada la iglesia franciscana más grande del mundo. El saber que fue edificada sobre una humilde iglesia franciscana poco después de la muerte de San Francisco de Asís, esa obra de arte en mármol contrasta con la misma humildad del santo.

Ha sido definida como el Panteón de las glorias italianas, porque la iglesia acoge las sepulturas de personajes tan ilustres como: Nicolás Maquiavelo, Galileo Galilei, Miguel Ángel, Gioacchino Rossini, Vasari, Lorenzo Ghiberti, Vittorio Alfieri y Ugo Foscolo.
La segunda contradicción y sorpresa que puede tener un visitante es encontrarse con la tumba de Maquiavelo y que su epitafio dijera:TANTAS PALABRAS, NINGUNA PARA  ELOGIARLO.
 
 
Creo que en política es una de las palabras con mayor connotación negativa, sin embargo uno se puede encontrar que sus contemporáneos lo consideraron acreedor de los mejores elogios, tantos que no encontraron palabra para calificarlo. Así es la historia, y lo que uno hace de ella.
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario