18 ago. 2012

1900: Rosario y sus tiendas a la europea

Desde que las grandes tiendas de Buenos Aires, alentadas por el auge económico de la ciudad comenzaron a instalarse en Rosario, los grandes comercios del ramo, recurrieron a la liquidación para atraer a las mujeres, siempre dispuestas a arrasar con las “mesas de saldos”. Las destrezas a la hora de ganarle a la competencia fueron de lo más variadas. 

 El Chic”, de Córdoba y Corrientes  que en 1902 inauguraba su sección sombrerería  con un aviso  que anunciaba: “De 10 a 11 se tirará al público, un medallón de oro, con valor de 20 dólares”. Los afortunados, si es que salían ilesos del previsible entrevero, podían llevarse  además una cartera de propaganda.
La Tienda Gath & Cháves de Córdoba y San Martín seducía a sus clientes con sus catálogos, siempre esperados con expectativa y con el argumento que vestir a la moda era una obligación de su condición social. Un buen ejemplo del status que otorgaban estas grandes tiendas- y ésta en particular, lo brinda un aviso aparecido en la revista PBT, de gran difusión en Rosario, en 1904. En el mismo se ve a una pareja en la calle y al caballero que dice a la mujer: No te decía yo que vistiéndonos en Gath y Chávez nos iba a saludar la gente como a personas de la crema?.
Las liquidaciones de La Favorita de Córdoba y Sarmiento marcaban el comienzo de las liquidaciones del centro con sus mesas de saldos, especialmente de cortes de telas. Las telas venían en rollos de muchos metros, de los que iban cortando en la temporada los requeridos por los clientes. Cuando el rollo se terminaba, quedaba un saldo que se dejaba para la liquidación, muy apreciado ya que eran cortes de  excelente calidad.
Podríamos seguir nombrando a la Gran Tienda Buenos Aires en Entre Ríos y Córdoba,  A la ciudad de Roma en San Martín y San Juan, Casa Zamboni con cuatro locales céntricos, Casa Cassini de San Martín y Rioja.
En esos tiempos estas Grandes Tiendas ya ofrecían reparto a domicilio. Cosas de no creer… Grandes edificios, consumo de alto nivel, tiendas que empleaban a cientos de personas. Impresionante. Y todo surgió de un “desierto fértil”, se acuerdan?....

1 comentario:

  1. Lindo recordar esos pedacitos de historia algunos vividos y otros contados por nuestros padres.B.F de C.

    ResponderBorrar