27 jun. 2012

Mentalidad camorrera difusa



Viendo lo que está pasando entre nosotros, los argentinos, vinieron a mi mente términos como conventilleros, camorreros, pendencieros, carroñeros. Cada vez que hay conflictos nos vemos sometidos a tener que estar pendientes de gente que nos somete al espectáculo de endilgarse hechos que hasta ese momento nunca lo dijeron y que posteriormente, una vez terminado ese conflicto, ni se denuncia, ni se descubre, ni se judicializa.
Con el término camorra se suele adjudicar a un tipo de mentalidad que hace de la prepotencia y del pacto de "silencio" difuso uno de sus principales puntos de fuerza. Si dejás de pertenecer corrés el riesgo que hable. Esa división donde lo delictivo y lo legal queda indefinido da lugar a cualquier suspicacia que nunca nos termina de cerrar y que se pierde en lo que tiene de difuso.
Es un pensamiento circular, que siempre vuelve al punto de inicio,que deja progresar y retrocede, que finge ayudar y abandona, que hace tirar la toalla de ética a los jóvenes porque "qué más da?", que hace vivir un presente sin futuro.
Tuvimos nuestros dueños del silencio que dejaron marcas profundas en la en la memoria colectiva de nuestro país. Capaz que podamos romper ese pensamiento circular si todos y cada uno de nosotros hacemos prácticas de no callar más, por el bien de todos. Quizás así podamos soñar con nuestra utopía.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario