3 jun. 2012

A los golpes se hacen hasta los duendes


Como sabemos la estrategia del Gobierno es estar en guerra constante y doblegar inocentes. Ahora eligieron tres flancos simultáneos: los bolsillos, el campo y las cacerolas. Si logran neutralizar a los tres, entramos en otra etapa de domesticación. Su inspirador Ernesto Laclau dice que si se enfrentan a proyectos enemigos, uno debe dominar a los otros. Todo obstáculo a sus objetivos son enemigos a derrotar. Luego tendremos que confiar en los despreciados billetes, trabajar para pagar los subsidios a incapaces y corruptos (como los de los trenes, las casas para pobres y el petróleo) y guardar la cacerola porque en cualquier momento quedará desprestigiada y sin poder de convocatoria. Todos calladitos. A los golpes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario