4 abr. 2012

Un borracho muy tramposo

Un agente de policía novato es enviado a su primera misión. Esta consistía a en atrapar al menos a uno de los borrachos de un bar al intentar manejar su auto. Había sido alertado por sus superiores que la gente que concurría al bar era muy pero muy tramposa. El policía se escondió detrás de un cartel a la noche y espero. No muy tarde vió salir a un hombre que dando tumbos y moviéndose haciendo eses, probó contra varios autos sus llaves. Viendo que no abría ninguno, se sentó en el piso. Bueno ya tengo mi candidato pensó el policía, solo tengo que esperar. Más tarde, cuando el bar cerraba, todos salieron subieron a sus autos y se fueron entonces el borracho fue al único auto estacionado y lo abrió y se subió. El policía rápidamente lo atrapó y lo esposó. Buscó el test de aliento para detectar alcohol y lo probó contra el hombre. Este dió 0.0 de alcohol, como puede ser estó preguntó el policía !!! Bueno, hoy me tocó a mi ser el señuelo, contestó el hombre esposado............. Una yapa: Un tipo llega borracho y de madrugada a su casa. Como no traía las llaves consigo, se dirige al patio de su casa y ve que su perro lleva un periquito muerto en el hocico. "Dios mío, si es el loro de la vecina!", exclama el sujeto. El hombre se inquieta y, apenado, pone al ave en la jaula de la vecina y se va a dormir. Al día siguiente, cuando se despierta, ve que su esposa está llorando y pregunta la causa; la mujer le informa: "Es que se murió la vecina" "Pero, cómo es posible?, si ayer la vi en perfectas condiciones. "Es que le dio un infarto, porque ayer enterró al loro que se le murió, y este apareció de nuevo en su jaula esta mañana".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario