20 dic. 2011

La semana de los sueños navideños...


Estamos en plena semana navideña donde los chicos refuerzan sus sueños. A los grandes nos quedan recuerdos de emoción, ansiedad, interrogantes, misterio que encerraban estas fiestas. Ése algo de mágico, de aparición, de “acá está” eso que pediste.
Eran esos días en que un deseo se podía volver realidad. Eso no ocurre todos los días. Eso sucede en raras ocasiones y podía suceder durante estas fiestas que terminaban con Reyes, que eran “lo máximo”!!.
Hace muchos años se hablaba del Niñito Dios que traía los regalos. Siempre existía ese tío o ese primo grande que salía a tirar cuetes o cañitas voladoras o a encender las estrellitas y todos los primos más chicos salían tras de ellos y al regresar, oh!! Había pasado el Niñito Dios y te había dejado lo pedido.
Luego podía ser llamado el Niñito Dios o Papá Noel, pero era la complicidad de tus padres los que podían transformar tu sueño en ese “algo más” que te alegrara la vida. Como esa bicicleta pedida, que te la iban a traer para “compartir” con tu hermana, y que después de semanas reglamentando el uso compartido, te sorprendió trayendo una para cada uno. Primero apareció una con el tiempo suficiente como para tomar contacto con esa realidad. Pero…qué pasa??? Acá hay otra más!!!Esa ilusión, esa magia, no tiene precio. Cuánta alegría!!
Ahora suele haber un disfrazado de Papá Noel en cada casa o “muchos” como dicen los niños: Papá Noel hay muchossss, por todos lados….Ja. Ya descubren que el Papá Noel tiene barba de papel, cosa extraña, no?. La inocencia es otra, la magia es otra. Pero trajo el regalo y eso es lo que vale. Yo les decía a mis hijos que Papá Noel traía los regalos hasta los 7 años y que luego los grandes nos hacíamos regalos para alegrarnos la vida.
No hay nada más maravilloso que la mirada de un niño con el “encanto” ante el sueño realizado. Guardemos siempre ese asombro de la infancia para disfrutar de estos regalos de la vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario