22 dic. 2011

Compitan, no destruyan

No sé los entuertos en los que se encuentra el Gobierno con Clarín. Lo que sé como consumidor de internet es que Fibertel resultó ser la panacea que me liberó de Telefónica (que me estafó con Advance) y que me libró de Telecom cuyo costo de uso era arbitrario.
Los métodos que tiene el Gobierno de quedarse con lo que una empresa logra merced al esfuerzo y al buen servicio son aplastantes. Si uno sintoniza una radio de las nuevas, como están muy liberados hablan de groserías, se preguntan cuántas veces se masturban, no aportan más que chabacanería. No me voy a escandalizar por eso sino que no se asombren si uno busca escuchar periodistas de nivel, que analizan la realidad, que convocan a profesionales para opinar sobre temas de actualidad
(aunque no quedan muchos, porque uno tiene que estar esquivando que les quieran meter solapadamente opiniones tendenciosas entremezcladas con realidades).
El problema no es el aire ocupado, ni las extensiones de cable, porque eso se logra con más competencia, con más nivel. El problema es que se quieran uniformar las voces, que te interfieran con distintas metodologías cuando estás escuchando algo que te interesa y que no quieren que escuches, que les brinden o les nieguen publicidad porque informan sobre temas que no corresponden con lo que ellos quieren que digan. En esta guerra, con sus presiones están teniendo sus propias bajas. No se puede vivir así. No se puede proyectar así.
Déjense de pelear. Compitan comercialmente como cualquiera de nosotros ha tenido que hacer para lograr algo!!!. No es sacándole al que logró posiciones como van a agrandar el país. En Argentina no podría haberse desarrollado un Bill Gate, un Steve Jobs, nadie que sea exitoso. Convalidan la envidia, el resentimiento, los sentimientos más bajos del ser humano para lograr un poder que no los va a llevar a ninguna parte, sino tan sólo a la autodestrucción o el enriquecimiento de unos pocos.

1 comentario: