30 oct. 2011

Nos tratan como a los perros?

Pávlov, médico ruso, es conocido sobre todo por formular la ley del reflejo condicional, a partir de la observación de perros que tenía en su laboratorio, a los que les bastaba oír los pasos de la persona que les traía la comida para comenzar a salivar y a segregar jugos gástricos. Así mismo que el sonido de una campana, podía provocar la salivación si se unía a la presentación de la comida. Luego observa que ante el simple sonido de la campana el organismo se preparara para la llegada del alimento. Como decimos muchas veces “ se nos hace agua la boca”.
Watson recoge la labor de Pavlov y de su análisis se infiere si toda conducta puede llegar a condicionarse, entonces, como con las leyes de cualquier otra ciencia natural, la psicología puede predecir y controlar la conducta teniendo en cuenta comportamientos previos.
Skinner dentro de la teoría del aprendizaje del conductismo que surge desde los estudios de Pavlov, le agrega la idea de refuerzo por el cual el organismo tiende a repetir una respuesta que ha sido reforzada o a eliminar una que ha sido castigada.
El humor ilustra lo dicho:
A veces, el condicionado también puede mover a su condicionador?



Lo utiliza el marketing con estímulos diferentes?


Los estímulos nos van haciendo repetir respuestas?


Si esto sirviera para darnos cuenta cuando estamos siendo utilizados para tener siempre las mismas respuestas, podríamos mover a nuestros condicionadores en vez de que ellos lograran siempre que tuviéramos la misma conducta, no les parece? (un ejemplo sería nuestra reacción frente al estímulo de la compra de dólares)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario