5 dic. 2010

La moral y el poder de los impunes


De un test de Jane Loevinger -que sondea el nivel de desarrollo moral- extraigo temas para nuestra reflexión:
Según el mismo, aplicándolo a los jóvenes, ellos pueden estar:


1) en una etapa denominada "preconvencional", es decir, que no han alcanzado el nivel de desarrollo moral necesario para comprender y cumplir reglas legales o ceñirse a las instrucciones de los adultos. Actúan por impulso.
2) en la etapa "conformista", o de moral convencional: reconoce y actúa conforme a la ley porque es lo aceptado socialmente.
3)O en una etapa de moral autónoma o reflexiva, que le permite actuar en forma deliberadamente responsable-
De los tres casos el que más me interesó es el segundo, el de la moral convencional, en lo aceptado socialmente. En lo que se hace porque “todos lo hacen”, no porque se sabe responsablemente que está bien sino porque todos lo aceptamos.
En el primer caso no comprende la moral pero en el segundo “la copia” y si grandes delincuentes están sueltos, cuál es la convención?. Si la sociedad acepta, soporta, comenta y llega a las profundidades de delitos de todo tipo o transgresiones cotidianas y no condena esos hechos y no reclama que se haga justicia, aplicándoles la pena que corresponde, que mensaje le da a los jóvenes?. Actuá por impulso o hacé lo que “todos hacen mal” porque es aceptado socialmente. La enseñanza cotidiana sería de la NO MORAL.La transgresión como norma (me parece que me hace acordar de alguien que enseñó mucho al respecto). Saber qué está mal y hacerlo igual. Desde cruzar un semáforo en rojo, desde coimear a un inspector, hasta llegar a hacerte una pista de aterrizaje propia o trasladar valijas con dinero o espiar a un opositor o hacer fraude. La palabra que avala este accionar se llama IMPUNIDAD. "El poder es tener impunidad. Ser un poderoso es ser un impune" dijo alguien que se “suicidó” cuando le cayó la “ley”. El poder es también “el desaparecer” a tiempo.
Todo esto se respira en nuestro país y como la mancha de petróleo en el mar avanza sobre nuestro territorio. La moral no es moralina, es la base de las reglas de convivencia, es la responsabilidad que hace que nuestra vida no corra peligro porque se respeta la vida propia y la de los otros, es la que nos permite prosperar en la confianza mutua, es la que pone el límite al impulso que a veces puede ser bueno pero generalmente se va de madre.
Si nos apoyamos en ella nos vamos a desarrollar sin retrocesos porque es la vida la que se cobra la falta de responsabilidad. Sino les entregaremos, más profundamente, el poder a los delincuentes impunes, que siguen impunes porque tienen el poder.
Mensajes y más mensajes les damos a la juventud...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario