14 mar. 2010

Qué la confrontación no nos tape la visión


Como todo se pone a nivel de enfrentamiento nunca discutimos en profundidad el “modelo de país”.
Se habla de izquierda/derecha mientras estamos manejados por personas ricas que mantienen a los pobres en la misma condición en la que estaban, con limosnas sistemáticas y organizadas. Eso no es distribución, eso no cambiaría si a los ricos les sacáramos cada vez más para dárselo a los pobres, porque es una forma de mantener un clientelismo denigrante, que como ya dijimos en otra oportunidad, no les crean las bases para que dejen de serlo.
Lo que sí vamos viendo es que había organismos que se manejaban en forma autónoma o medianamente autónoma, ya sea porque estaban adjudicados como propiedad privada o porque, como el Banco Central, tenían una cierta independencia del Poder Ejecutivo. Eso es lo que está cambiando. Se puede nacionalizar, en forma paulatina, lo que ya amenazaron con hacer, como la comercialización de los granos. Se puede nacionalizar la banca para administrar todo el dinero. Se pueden ir nacionalizando todo aquello que dé origen al ingreso de dinero en cualquiera de sus formas para tener un manejo total de la economía.
Hay muchos políticos que esto lo ven políticamente correcto y, pensando que alguna vez pueden llegar a ser gobierno, les vendría bien que sea hecho, fuera como fuese, creyendo que les dejarán el camino allanado para seguir haciendo lo mismo (inocencia a la enésima potencia). Hay otros que son eternos empleados públicos que trabajan de "oposición" y no les importa quien gobierne porque seguirán eternamente "trabajando" de lo mismo.
Qué dejen de engañarnos con falsas antinomias donde el punto lo ponen en “actitud destituyente”, “no queremos decir no a todo”, “que no lo hacen por prebendas” y que nos digan qué “modelo de país” persiguen además de la famosa KAJA.
Cualquier modelo sería válido si fuéramos gobernados por gente con principios, con escrúpulos, con convicciones morales, con formación dirigencial, con coherencia ideológica, y no por una banda de tan baja estofa (palabras de la presidenta que generalizo), como la que tenemos en todos los niveles de nuestra política.
Con la confrontación nos van tapando la visión y con la falsa ideología van haciendo cabeza de playa. En el 2020 comeremos las dos vacas de Costa Pobre.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario