2 mar. 2010

Ni golpistas ni destituyentes: ¨impeachment¨

La palabrita "impeachment" empezó hace años con Nixon, pero se consolidó de veras cuando los brasileños se lo hicieron al hoy ex presidente Collor de Melo.

Aunque existen, entre otros, los términos "juicio político" y "juicio de residencia o destitución", lo cierto es que la voz "impeachment" tiene raíces netamente latinas, ya que viene de "impedicare", o sea "impedir", "poner impedimento" a un funcionario. Se impugna el desempeño o conducta del funcionario a tal punto que, de declarársele responsable y culpable, se le destituye u obliga a renunciar.
Fernando Collor de Mello fue el primer mandatario latinoamericano destituido por corrupción en diciembre de 1992. Acusado por la Cámara de Diputados, hubo de ceder su puesto al vicepresidente Itamar Franco. Una vez iniciado el juicio, dimitió como presidente del país y fue inhabilitado para el ejercicio de cualquier cargo público durante ocho años.

El propio hermano del mandatario, Pedro Collor de Mello, fue quien abrió la atención con un listado de denuncias que contenía una red de tráfico de prebendas, contratos ilícitos, negocios ilícitos por parte de testaferros, desvíos de fondos, presiones non santas contra el Presidente de Petrobrás, coimas en la privatización de la compañía aérea VASP, y enriquecimiento ostentoso de amigos y colaboradores que habían sido colocados en lugares claves del gobierno, incluido el Banco Central, coordinados por Paulo César Farías. La primera dama, Rosane Malta, fue acusada de apropiarse de fondos públicos de la Legión Brasileña de Asistencia, un organismo del estilo del Pami argentino. La prensa recogía con naturalidad las noticias acerca de la multiplicación asombrosa del patrimonio de los Collor.
La Cámara de Diputados inició una investigación y confirmó las irregularidades e ilegalidades. Se probaron sobornos a empresarios por favores políticos, depósitos de sumas enormes de dinero negro a nombre de empresas ficticias en paraísos fiscales y transferencias regulares a las cuentas bancarias de testaferros y amigos del poder.
En las calles se generó un movimiento permanente de repudio popular, grandes movilizaciones que exigían la inmediata renuncia del presidente. Collor respondía con discursos encendidos de soberbia. Decidió convocar la simpatía de los brasileños y no tuvo mayor éxito. Intentó organizar actos políticos de apoyo pagando tamboriles claque y fracasó rotundamente.
El Impeachment es una figura del Derecho anglosajón (específicamente en Estados Unidos y Gran Bretaña) mediante el cual se puede procesar a un alto cargo público. El parlamento o congreso debe aprobar el procesamiento y posteriormente encargarse del juicio del acusado (normalmente en la cámara alta). Una vez que un individuo ha sido objeto de un impeachment tiene que hacer frente a la posibilidad de ser condenado por una votación del órgano legislativo, lo cual ocasiona su destitución e inhabilitación para funciones similares.

El término impeachment literalmente significa "bochorno", y tiene su origen en la Edad media, cuando el parlamento inglés lanzó acusaciones contra el rey y sus colaboradores por derrochar caudales públicos, avergonzándolos. Las traducciones al español más comunes son "moción de censura", "impugnación", "impedimento", o "acusación pública" (también se usa "juicio político").


De esta manera el Poder Legislativo del Brasil consolidó la democracia por los cauces constitucionales sin emplear violencia alguna.

Fuente Aqui

1 comentario:

  1. maria de chañar ladeado3 de marzo de 2010, 18:59

    jala el congreso se de cuenta y use todas las herramientas que tienen a su alcance

    ResponderEliminar