15 mar. 2010

Hoy me faltan las palabras



Uno a veces cree que una computadora rota, la pérdida de una llave, o la rotura de un simple vaso es una catástrofe. Pero luego se encuentra con verdaderas catástrofes y toma la verdadera dimensión de las cosas.
Cómo hacerles llegar el consuelo a aquellos corazones amigos que hoy se encuentran con que la vida les demanda un nuevo esfuerzo?.
Cómo extenderles la mano y acercarles la contención que necesitan frente a una adversidad difícil de afrontar?.
Cómo aliviar la pena que sólo el tiempo suele hacerlo?.
Hoy no encuentro las palabras que suelo utilizar cuando desde la adversidad política, buscamos sacar fuerzas para remontarnos, porque en lo cotidiano de cada uno esas palabras suenan huecas.
Hoy sólo puedo decir LOS QUIERO MUCHO Y SUS PENAS SON MIS PENAS. Hoy sólo puedo abrazarlos en silencio y llorar juntos, para que juntos volvamos a esperar esos INSTANTES de felicidad, que nos da la vida.

1 comentario:

  1. Aprendemos de nuestros hermanos chilenos, como salir de la adversidad

    ResponderEliminar