5 feb. 2010

Incumplir o traicionar las promesas



Beatriz Sarlo, estudiosa de nuestra historia argentina realiza un interesante análisis junto con Eduardo Van der Kooy de las crisis argentinas en el período democrático desde la hiperinflación a fines del gobierno de Alfonsín hasta nuestro días.
http://www.tn.com.ar/2010/02/05/politica/02134164.html

Cuando se sale de la hiperinflación la gente lo único que pide es gobierno. Cuando se sale de la hiperinflación la gente decía "que Menem gobierne como sea, como sea".
"Cuando la moneda se destruye, que una crisis destruye la moneda, se destruyen las bases de las relaciones. Las relaciones entre los individuos están basadas sobre las bases de las relaciones culturales, relaciones lingüísticas y relaciones mercantiles.
Destruída la moneda se destruyen las bases de esas relaciones. Tenemos que recordar lo que fueron esos momentos de hiperinflación y se podía salir de cualquier modo. Afortunadamente Alfonsín timoneó esa salida a pesar de todas las provocaciones que hizo el menemismo. Aún con esas provocaciones tuvimos una salida democrática (había una elección que ya había sido hecha).
Después del 2003 "los argentinos en un principio seguimos pidiendo un gobierno que tome decisiones, un gobierno decisionista y Kirchner acostumbrado a tomar decisiones como patrón de estancia en Santa Cruz es el gobierno decisionista por excelencia.
Eso es lo que funcionó en el 2003 hasta el 2006 o hasta 2007.
Después la gente empieza a pedir otra cosa. Empieza a pedir más institucionalidad.. esa fue la misma promesa que hizo Cristina Fernández de Kirchner en su discurso de La Plata,..., que era un discurso con ciertos ideales:
reforzar los institucional, mejorarlo, etc.. ESO NO FUE HECHO.
No sólo fue una promesa incumplida sino traicionada. Porque un gobierno puede incumplir sus promesas pero es distinto cuando las traiciona. Los Kirchner han traicionado las promesas.
No solamente no reforzaron las instituciones, no solamente no abrieron las condiciones de una discusión del sistema de partidos políticos y su financiamiento, sino que se volvieron cada vez más centralizados, menos institucionales, en su forma de gestionar la administración del Estado".

Como vemos hay dos parte en una relación y hay una crisis en el medio. Nosotros pedimos cualquier cosas con tal de salir de una crisis a la que nos van empujando, y viene el que está dispuesto a ejercer ese "cualquier cosa".
Será cuestión de pensar que podemos construir una democracia, que no nos lleve a crisis,que a su vez nos lleva a gente tan inescrupulosa como administradora de nuestro futuro?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario