8 ene. 2010

Qué hacemos con el sistema financiero confiable?

Hace setenta años, se creaba el Banco Central de la República Argentina, una vez que se declaró formalmente cerrada la Caja de Conversión, vigente desde 1899.

El objetivo de la nueva institución fue dar coherencia y unidad a las funciones de carácter monetario que hasta ese momento estaban dispersas en diversos segmentos de la administración pública.
...

Hoy contamos con un Banco Central fuerte, con una institución moderna, eficiente, autónoma, profesionalmente muy sólida y humanamente respetada.

Conforme lo establece su carta orgánica actual, el Banco Central dispone de un directorio con mandato fijo, con autonomía en la definición de sus objetivos y de los instrumentos para llevarlos a cabo y con límites legales a la asistencia financiera por ser otorgada al sector público.
Su fortaleza institucional le permite concentrarse en dos pilares fundamentales:
desarrollar una política monetaria prudente, previsible y transparente, que permita controlar la cantidad de dinero existente en la economía, sin afectar los objetivos de crecimiento de nuestro país
y construir un sistema financiero sólido, que colabore en la búsqueda de mayor competitividad para la producción nacional.


Crecer requiere también que haya inversión y crédito. Ello se consigue también a partir de un sistema financiero confiable.

El autor era presidente del Banco Central de la República Argentina y publicaba esto en un artículo más extenso en el diario La Nación en mayo del 2005.
Acaban de ponerle una bomba al sistema financiero confiable. Esto le permitió a Redrado salir de la mentira de la estabilidad monetaria basada en la no inflación, donde todos nos damos cuenta de que la inflación se les fue de las manos, y al Gobierno Nacional saquear los fondos del Central para sustentar su falso poder.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario